martes, 1 de agosto de 2017

En serio duele la cabeza



En serio duele la cabeza
la palabra sobre la mesa,
donde repercute
las sabanas sin encajes
y botones de cristal,
la luna pensadora,
y de carmesí, la noche.
Fatiga y vuelo de golondrina,
fatiga y dolor de cabeza
dos pasos a Bianca aliviador
la de la centinela que cobarde.
En serio duele la cabeza
y no la veo desaparecer,
después se cocina la tarde
como sopa de letras
y la aspirina por el aluminio.
En serio duele la cabeza
y me aletargo entre molestias
brazos cruzados en calendario,
fracciones y notas descalabre.
En serio duele la cabeza
y pronto me sorprende el jet lag.
Ivette Mendoza