miércoles, 2 de agosto de 2017

Mis palabras van regadas



Mis palabras van regadas como rocío del tiempo
como un mensaje de añoranza ,como una canción
del recuerdo con las partituras de un ancestral violín.
Explico mi razón contra tus sentidos, contra tu alma.
Es difícil hilar sólida historia cuando mi espíritu cruje,
se arroja mi corazón al agotamiento, inútil anhelar hoy en día.
Alondra de esta orilla  poco a poco, enclenque, pierde la batalla,
exhausta la idea y este cuerpo en ascenso llega a la cima del alma
o fijo a la memoria.
El axioma de pensar lo cabal cabalístico es la doble sonrisa.
El tacto de esta marea ahoga toda luz y muere impaciente.
La soledad en mi paladar despierta una nueva filosofía venturosa
por eso tú eres el señor y dueño de mis sueños donde nunca sabes
a donde te llevan.
Ivette Mendoza