sábado, 7 de octubre de 2017

Diagnósticos de almas ardientes

Diagnósticos de almas ardientes y persecuciones vivas.
La reina muerta, tuerta de mente va
su certeza en la morriña.
Próceres palabras acuchilladas en cirugía ascendente.
Aleccioné un reinado de asombro sin vida.
Y el cirujano valiente, y el triste paciente, indolente.
Sólo veo una herida en el alma viajando sin anestesia,
al fin de los años en cuidados intensivos con
supervisión de soles, taquicardia lunar un vez sedada,
postraumáticos ruidos, sordomudos en campos radiactivos
y me duele y mientras más rio más me duele.
Camino en los pasos del bisturí, y me rio, me duele
veo la mano de la parca, y me rio, y me duele, donde puedo.
Ivette Mendoza