lunes, 23 de octubre de 2017

Perseo del sol de las patrañas

Perseo del sol de las patrañas
¡Ay yo te digo apenas!
o me corto las venas
o me devoras con tu banana.

¿Y ahora qué?                  
Sin dolor y sin amor
mejor me quedo colgada
en el techo del corredor.

El hedor de mi hambre y sed
puede alcanzar el sol
pero si escojo colgarme en la luna
no habrá lágrima ninguna.

No es que sea yo muy exagerada
es cosa del dios Perseo
que de algo pequeño lo hace grande
o me parte en dos o le corto el glande.

 Ivette Mendoza