jueves, 26 de octubre de 2017

Sobre el subordinado azogue

Sobre el subordinado azogue desguazado
yace la perspicacia germinal del sueño;
arremetida intuitiva de la luz veteada hacia
al matinal de contemplación, sus ojos son
mundos cristalinos; simbólico corazón
que duerme, y no es de noche, duerme en el
bramido proveniente de Atlántida.

Es hoy un innoble,  artilugio de amasijos de errores
que al mirar a todas partes, nadie concurre a protegerlos. 
Construyen el amor con fragmentos de lóbregos
idealismos, con el encono marchito de tus espinas.
Ivette Mendoza