sábado, 4 de noviembre de 2017

A su alevoso mancebo

A su alevoso mancebo
atraganta lobo cordero
con su discreta máscara,
va pastor, pastorcillo y campanero,
a su destinatario mentiroso.
El corazón y el alma
atados van de las manos
solicitándome almanaques
y mi amiga la reina
con sus tiernas florecillas
para engañarlos a ellos,
porque de alguna forma
conoce sus mañas.
Ivette Mendoza