jueves, 28 de diciembre de 2017

Aleluya, aleluya

Aleluya, aleluya, espero tu llegada
y tiembla de rumor mi alma pura.
Revive esta llama que intenta
ungir mis labios en el beso sagrado
ante la serenidad de tu mirada.
Eyacula mi corazón de corazoncitos,
ambiguo quebranto de llanto proscrito
a la oquedad divina. Emoción emociona.
Venus dale conocimiento al axioma        
contra el valle constelado toditito.
Ivette Mendoza