miércoles, 13 de diciembre de 2017

Un mar. Harmonía

¡Un mar. Harmonía, ángel, desvarío!
despacio en el espacio de lo exasperado,
cataléptico titán tallado. Torpe en el frio.
Entre un absorto frescor allí, herido.
           
Tan larga tu primavera de lo evidente
como la forma génesis de la no materia, 

breve escalofrío del tiempo, clarividente
por la confusa figura, tan seria.

Cielos nublados, lluvia en la roca:
disuelto mundo, descansa la infancia
por el beso fugaz, o por la ira en su boca.

Ágil en su cetro rubí es moca la roca.
Deslumbradora de mares convalecientes
por la ilusoria realidad orando devotamente.
Ivette Mendoza