martes, 30 de enero de 2018

Cuajada cuajarón

Cuajada cuajarón pura clara, tortilla y rebanada,
cuajó ponzoña de rodilla que nunca iba a cuajar
sin rendición Platón siempre deja la pasión cuajada.
Cuenca de culebrilla según el texto a cuentagotas,
derrumbado de corazón rudo filamento va a entierro 
y al duelo fin del velo y a la escapatoria de la Noria.
Ivette Mendoza

viernes, 26 de enero de 2018

Si tanta reminiscencia aún aguarda,

Si tanta reminiscencia aún aguarda,
cómo subvertir  las cabezas,
someter patrañasarañas              
o hacer un nudo en la garganta 
por morigerar gramático y melopea.
Toda semilla es como sílaba flexible,
que quiere salir a luz,
fuerza de ti, implacable
indulgencia suspendida,
himenhontanar-truenohiedra
que hisopea los frutos,
que sembró sin agua-tierra,
depone y propone gazuza celada.            
Ese empíreo universo que imputa
el fondo del enigma
ruega por mí                    
circuir el circulo pedregoso
que habrá de expandirse
al sacrificio
que contiene con un eje atado
al corazón,
a pesar del ruido
da vuelta con toda destreza.
Ivette Mendoza



jueves, 25 de enero de 2018

Mi sueño columpiándose

Mi sueño columpiándose en tus sueños,
tu mirada pensativa analizándolo todo,
el silencio de la noche sobre tu cuerpo,
la espina lacerante en tu alma,
la montaña llena de hojas muertas
la fría y eterna mañana,
las fresas infinitas,
los caminos solitarios
la rosa de los vientos
nuestros corazones buscándose.
Ivette Mendoza

martes, 23 de enero de 2018

Paracelso y dramático

Paracelso y dramático culminan
así yo veo lo cómico de mi ruina,
a Poseidón y Morfeo y los demás,
los más feos. Se llama tumba corazón.
Soy un piojo acaso, soy el nunca jamás,
soy el ojo de Heráclito que era el clítoris
del ocaso y tanto me calumnia por
lo excitada y colosal en cuerpo entero
y en bikini en el Velero.
¡Auxilio!, Pericles, pues yo en el exilio     
entre tus mejillas y un popsicle, escalofrío,               
más arriba de mi rodillas.
Ivette  Mendoza

lunes, 22 de enero de 2018

Entre la lluvia

Entre la lluvia que te cae y te limpia
se van viejas remembranzas
escondidas con llaves en polvosos baúles
donde corazones se han cerrado
y donde tu mirada es fría y vacía               
y yacen solo:
bejucos,             
oscuridad y lágrima,
melodía,             
sal y miel.
Melancólico cofre
del anhelo.                    
Ivette Mendoza

lunes, 15 de enero de 2018

Diabética colmena

Diabética colmena de besos tiovivos
Alma de fresa y rompecieloclaroscuro
Te amo bambino de bambalina y lienzoamarillo
toda idea debe nacer y somos nacimiento
nacaradaperladelamor nos besamos
tantotanto casilloro en la infancia afrodisíaca
niña Lollilollipop muestra tu dulzura
que los labios no sean el agobiotierrraluz
no nos satisface la rabiáticacibernética.
Nomás, tres alaspixeles al desfallecer,  Tomás.
Ivette Mendoza

Malabares yugulares

Malabares yugulares
al centro de lo absurdo,
la cuerda en su Do
desliza sus ojos dactilares
donde tiene ese unitario tacto
para imaginar
el tiempo desmemoriado
en la acción de contorsionar,
doble magnetizada
amamanta la eternidad
para exhibirse hacia el anonimato.
¡Juan, Juan, luz, mar y función!
De los sueños de lluvia
malabares yugulares,
van por la novena contorsión.
Ivettte Mendoza



martes, 9 de enero de 2018

Zigzaguea en medio de la calle

Zigzaguea en medio de la calle.
Zigzaguea la anaconda en su ronda,
paciente,
Respira el rocío de níspero y de beodo
con los ojos más culpables que la culpa.
Amasijo sus idea bajo el torso.
Deja de reír, pequeño espíritu.
Deja que el vapor se propague por Islandia.
No hay noches en que velar al leopardo,
el zorro es el único valeroso parecido,
guardan mañas pre-oxigenadas.
Recuerda que los gatos salvaron
lo ya arañado
en el cartucho cucurucho transfigurado.
Deja de reír,
la risa solo mata, matador de carcajada
y ya no puedes apostar a la puesta del sol.
Ándele, ándele pequeño cartujo cara ajada
y sumarás los días de las pirañas catadoras de vino.
Y no queda más remedio que volver a la edad
de la ebriedad
y venerar a Baco
convertirse igual que el celibato
y el vino, vino  a dar lo mismo,
y comió fritanga, yuca y boniato
y descansó en mi nuca.
Tanga, tango, oro y fango.
Ivette Mendoza

sábado, 6 de enero de 2018

Yo soy el agua dulce del rio

Yo soy el agua dulce del rio.
El agua del cántaro derramada.
El agua que humedece las piedras.
El agua que apacigua tu angustia.
que suplica ,
que perdona.
El agua translucida sobre tus sentidos
que da claridad a tu espíritu
que palpita
que sueña.
Yo soy el agua dulce del rio
que hidrata
que acaricia
que embelesa.
El agua bendita
que azota los males
que limpia.
Yo soy el agua dulce del rio.
Ivette Mendoza

viernes, 5 de enero de 2018

La flor en mi cabello

La flor en mi cabello
abierta a la vida
la flor de mi ilusión
las flores en mis entrañas
las flores en tu sienes
las flores del ocaso.
Tu sonrisa en flor
la flor de mi jardín
las flores en las flores
la flor de tu sufrimiento
tu tercer ojo abierto en flor
la flor floreciente
en el florero de cristal
de una casa señorial
la deshojada flor
las flores, las flores
que aroman todo corazón.
Ivette Mendoza