jueves, 8 de febrero de 2018

De igual manera, en devaneo

De igual manera, en devaneo todo sucedía
para que todo fuera gracia en lo desgraciado:
la ráfaga fascinante de lejos me fascinaba,
la impiedad por las orejas impedía implantarse
renegada a desabotonar la sombra anegada
calcetas en remedo de utopías todo lo vería,
tal que el equilibrio arrimó arribista y arrimado.
Morada del antílope en la fronda de Penélope
afónico al moverse afianza pugna de empujón
igual que nada y desigual designio y desahogo.
En la bañera las cuchillas buscan a las niñeras
y derechamente claman sus derechos a la deriva.
El cuentacuenca recibe lo posible en la imposibilidad.
Ivette Mendoza