sábado, 10 de febrero de 2018

En el tantrismo

En el tantrismo
la armadura yin yang vibra.
Las ideas escupen
los recovecos que rechinan
en el altar dónde el clímax
indaga, sin escapularios.
Musita la fiebre sus violetas
y entonada sucumbe al éxtasis
mientras la hembra hambrienta
escurre su sangre a través del
escalofrío sensual hasta estremecer
sus pies.
Ivette Mendoza