jueves, 8 de marzo de 2018

Emerge un sacerdote de estrellas

Emerge un sacerdote de estrellas 
emerge desde del fondo del mar
con la musa de soles se viene a casar
quiere hacerlo, hacerlo sin pensar.
Letras, cartas, corazones topacios
los heraldos y dódocos
recitan los versos necios,
son versos puros de locos,
han recitado después de haber comido dolor
embarcan púrpura a babor
dicen que la matemática es pura, 
pura, pura habla- dura
secante en la métrica algebraica
se da Ática sideral y arcaica
como esculpe mi cuerpo como antes
como huye de mi Hierofante 
dos cuernos a mi cabeza
y se refleja en mí la tristeza 
un talismán que hiede a tumba
cuando retumba la samba 
¡Que va! Hierofante es un traidor
es más rojo que el rojo
mas tarot que el tarot
más picante que el picante 
levita en las playas desnudo
muestra su tercer ojo peludo 
se hace llamar el viudo tartamudo
deleitando la vagina del Olimpo,
déjame tu sangre de vagabundo.
¡Qué sagrada la estrella!
Ivette Mendoza