jueves, 19 de abril de 2018

De repente empezó

De repente empezó:
Unigénito cortesano,
pensativa bacteria,
avemaría, reverberación;
vilipendio, deslucido;
tornasol, venal,
trapacería, chafarrinada;
un patatús complicado;
tras de: deontología;
ladino, refractario;
malquerencia, abundante;
alternativo, prestigio;
melopeas de: Eneas;
virgen, germen, egregio;
orate, patochada;
diametral, piltrafa;
en medio de: infancias;
hielo seco, hechicero;
indeleble, crueldad;
entre: corneja, ábaco;
barbilampiño, garfio;
oportunista, vigorizado;
sine die, ubérrimo;
en torno de: abrótano,
alabastro, bombón;
alienígena, consocio;
armilla, andrómina;
mientras llegan: vesania
salga afuera para yo
quedar dentro.
Piérdase en la mente.
Me apoyo en el verde olivo.
Me sostengo en los brazos
de la liberación a no quedar
presa en las cárceles de
tus ojos.
Ivette Mendoza