jueves, 5 de abril de 2018

Empieza de pronto la justicia

Empieza de pronto la justicia
de entrar en un tintineo deleitante,
espectro que guía hacia delante
un alma a la incorpórea caricia.
La esquina x del perdón vacilante
siempre sabe que algo vive anulado
porque en ángulo oscuro ha estado
como entre aquí y allá, son brillante.
Otórgame tan solo equilibrio y verso
y apegada a tu imagen que he formado,
escucho una campana cuando te beso.
Y en el altar donde yo te he divinizado
lograré tenerte como eslabón perdido
en un mar de reflejos descarnados y tiesos.
Ivette Mendoza