domingo, 22 de abril de 2018

La lucha está hecha de cenzontles y de sangre

La lucha está hecha de cenzontles y de sangre,
en el jardín socialista un ciego suspira,
huérfano de corolas
besando la corona;
el mercader que vende su alma,
la vende en el chinamo de la mentira.

Y hay que decir que esta
se acerca más a la vida,
se esparce de persona en persona
avanza de mano en mano
violencia coronado del frente
se repite la historia, vuelve el dolor,
vuelve el fracaso del inconsciente.

¡Oh liberación! liberación en llamas
cuida tu rostro de la letal palabra
y su cercanía misma, la idea a la sangre,
de la sangre al sentimiento.

El ayer fue solo un cielo oscuro
y el recuerdo rojo de un clavel deshojado.
Ivette Mendoza