sábado, 28 de abril de 2018

¡Oh maravillosa tierra libre, liberada!

¡Oh maravillosa tierra libre, liberada!
La serpiente la mantuvo en tormento
con consigas populistas de adormecimiento,
el diantre, símbolo de la causa abominada.

Sangre de víctimas de la dictadura obsesionada
rompió el bozal del pensamiento,
ondeando la bandera azul y blanca al viento:
clamor de conciencia de juventud sublevada.

¡Oh maravillosa tierra libre, vida y esperanza!
del cenzontle valiente, aguerrido y fecundo
que Dios sepulte la idea falaz de la ordenanza.

Chispa del Momotombo sonoro y ardiente;
rugido desde el alma estudiantil consciente,
la unida llama, ilumina el paso al libre mundo.
Ivette Mendoza