viernes, 6 de abril de 2018

Una estrella es el cántaro quebrado

Una estrella es el cántaro quebrado
que se derramó en el arena de la balada
y enfermiza retenía toda la mirada,
su letárgico derramar de cántaro estrellado.

La noche es un laboratorio hipnotizado
con esencias de magias y substancias frías
y mi cuerpo un elemento desencarnado
en la clase de la niebla de inmortales días.

La luna danza ahora en las discotecas
y se lanza un jaibol haciendo muecas
sobre la barra negra de las trompetas.

Embebida en este ameno sueño jalapeño
es la marca plateada de sus resacas
de la cual nunca en vida tuvo dueño.
Ivette Mendoza