domingo, 3 de junio de 2018

Dormir bajo tu luz y vivir

Dormir bajo tu luz y vivir,
latir dentro del corazón y sonreír.
Dejar caer el sueño en la grieta
y ver mi soledad reflejada en el ayer.
Acariciar tu rostro y sentir su frescura
solo sé que así el amor perdura
cuando lo llegas a rememorar,
aunque no lo puedas ver. 
Dar la mano y acompañar
por los senderos de la pasión
en el largo trecho del soñar.
Amar, amor, amanecer,
cómo derribar el espacio y el tiempo
para poder llegar a ti
en el tangible devenir.
Amor y ensoñación, dolor
que en el cielo se escribió sopor.
Resistir ante la tentación
de toda palabra amargamente
endulzada y esperar.
Ivette Mendoza