jueves, 7 de junio de 2018

Llama

Se activa, en su cuarta dimensión,
llama viajera, mutación calorífica,
llama viva, muerta, e inmensamente libre,
se disipa, se enciende en un día nublado
llama acelerada, azul, alma renovada,
llama blanca, llama roja, llama eterna y cegadora
que encubre las verdades y las mentiras,
pero la llama demuestra su intensa luz batalladora,
y cuando se apagan las penas, ilumina fielmente,
llama de oscuridad, aparece en rincones encantados
sí, tremendamente sola y viva y libre,
bajo el destello de oro, y por la inocencia
que sólo es eso, llama, llama en el corazón atesorada.
Ivette Mendoza